Terapia Bioenergética 

Matríztica

amonita.jpg

Sabernos parte de un linaje de ancestros y ancestras que han caminado en consciencia y respeto por la Madre Tierra, y todos sus seres, nos permite vislumbrar con mayor claridad una nueva humanidad. Asentarnos en nuestra  propia raíz y origen de forma certera y amorosa, nos permite mirarnos de forma sabia y profunda, abriéndose entonces nuevos horizontes para proyectar nuestro propósito de vida personal, y colectivo como seres humanos.

 

Somos una especie que evoluciona en común-unión. De hecho, una de nuestras principales características evolutivas es la interacción con otros/as, somos seres sociales. Desde este fundamento entendemos que necesitamos alinear nuestra misión personal con la del colectivo humano.

Recordar nuestro origen cósmico de amor, es recordarnos y encarnarnos como seres de las estrellas, que se encuentran viviendo una experiencia humana para expandirse y crecer. 

Herederas del linaje de Lemuria y Atlántida -civilizaciones ancestrales- fueron las culturas matrízticas, quienes vivieron en paz y armonía con Pachamama, entre los años 10.000 y 3.000 a.c aproximadamente. Estas culturas expresaron en su arte mucho de estos saberes ancestrales sobre curación energética, dejando plasmado muchos símbolos con contenido vibracional alto y profundo. Maria Gimbutas fue quien recupero este arte y cultura, escuchando los susurros de nuestros/as ancestros/as pidiéndole que trajera al mundo nuevamente esta información pérdida en la historia oficial, pero no así en la memoria y saber oral. Las culturas matrízticas fueron parte de nuestro linaje de seres humanos que vivieron en paz y respeto con la Madre Tierra, con todos sus habitantes y, por supuesto, con sus propios congéneres.

 

Esta terapia se enraíza principalmente en este linaje energético, sin embargo, también posee herencias del reiki y la cristaloterapia. 

 

Beneficios de la terapia energética matríztica: 

 

 

  • Nos re-conecta al Corazón Madre Tierra, lo cual también nos ayuda a encarnar, y a entrar en un diálogo profundo con Pachamama.

  • Limpia y armoniza nuestros centros energéticos, chakras. Libera emociones y memorias retenidas. 

  • Limpia al útero y la próstata, apoyándolos en sus procesos de alquimia. 

  • Les recuerda al útero y al falo sus esencias de ser canales de luz.

  • Trae la información y sanación necesaria a nuestros cuerpos físicos y energéticos humanos actuales: en el útero/vagina-próstata/falo ascensión y unidad; en el corazón amor curativo e incondicional; en la mente erradicar creencias y programaciones ancestrales que dificultan nuestra evolución, aumentando a su vez la producción de oxitocina. 

  • Activa nuestras memorias luminosas y de paz interna y externa. 

  • Despierta nuestra sabiduría ancestral. Abre registros de vidas pasadas cuando es necesario.

  • Reconecta con las ancestras y ancestros que vivieron en paz. Memoria del origen.

  • Nos lleva a conectarnos planos superiores de consciencia, conexión con maestros ascendidos y seres de luz.

  • Nos activa como canales de luz en la tierra, despierta a nuestra sanadora interna. Activa nuestra automaestría.

  • Trae de regreso la memoria de sanar con placer y gozo.

¿Valor?

Cada sesión dura una hora aproximadamente y tiene un valor de 30.000. Al menos se requieren 6 sesiones para experimentar el proceso de la terapia.

Por ahora las sesiones son solo online.