Terapia bioenergética acompañada de cristales, flores y geometría sagrada

La vida es un viaje intenso y profundo, por lo que, muchas veces podemos sentir la necesidad de acompañarnos y de espejarnos en otra persona, que pueda abrir nuevas perspectivas en nuestra vida. Y lo más importante, muchas veces necesitamos a alguien que pueda recordarnos que somos nosotros mismos la medicina que necesitamos para sanar y crecer como seres humanos.

Esa es para mi la misión de un terapeuta, o más bien, de un acompañante del viaje Humano.

En este espacio entrego las herramientas que a mi me han ayudado a sanar y a encontrarme a mi misma, esto es, a entrar en sintonía cada vez más profunda con mi alma y propósito de vida.

Las sesiones consisten en darnos un espacio de diálogo y autoconocimiento, que posteriormente serán retroalimentados a través de una terapia bioenergética.

¿Qué es una sesión bioenergética?

Es un espacio en donde conectamos con el estado energético de la persona, observando y percibiendo el estado emocional, mental y físico en que se encuentra. De esta manera podemos proponer el uso de ciertas geometrías o símbolos ancestrales para la sanación e integración de ciertos procesos vitales de la persona. 

Esto se acompaña de códigos de sonido, vibración y color que profundicen y especifiquen las necesidades bioenergéticas de la persona. Activamos todo esto mediante la meditación contemplativa, o la meditación activa que abra ciertos registros emocionales de nuestro cuerpo a través del movimiento.

También se trabaja a nivel etérico con la incorporación de cristales, semillas cuarzos y flores que vayan acompañando el proceso. Todo esto enmarcado en la práctica de reiki y visualización creativa. 

Este proceso nos invita a conectar con los aspectos sutiles de nuestro ser. No somos únicamente este ser físico identificado con la materia. También somos energía y luz, siendo la intención de la terapia conectar con estos aspectos de nuestro ser.

La salud proviene de la integración de todo lo que somos: seres sintientes, mentales, emocionales y espirituales. La enfermedad solo es una manifestación de la desarmonía o incoherencia de estas dimensiones de nuestro ser.

Aún más, en última instancia lo que nos desaromoniza es la desconexión con nuestro propósito de vida, es decir, ese diseño único que cada uno de nosotros a venido a plasmar a la tierra.

Por eso le llamo acompañamiento, ya que tu eres el autor de tu vida, eres quien puede sanar y traer la paz que tanto anhelas de regreso a tu propio camino. Yo acompaño este proceso desde la conversación sanadora y la terapia bioenergética, ya que ambas son posibilidades que pueden recordarnos nuestra real naturaleza, si así lo permitimos.

¿Valor?

Cada sesión dura una hora y media aproximadamente y tiene un valor de 40.000. Se trata de un proceso, por lo que, serán necesarias varias sesiones que pueden tener la distancia de un mes entre cada una.

Las sesiones por ahora son solo online.